miércoles, 29 de abril de 2020

Covid-19: la biopolítica y el Estado de excepción


« Covid-19 », la bio-política y el Estado de excepción

Por Mario Wong
Escritor peruano

…toda la belleza de un mundo en ruínas. 
Anónimo, Nuit debout

(…) Admitirse como sobreviviente es una tarea tan dolorosa como inútil. 
Por eso la postergamos y así hemos llegado a la situación en que nos encontramos hoy.
Rodrigo Fresán, Historia argentina


Covid-19
La catástrofe es, actualmente, un estado permanente; no es solo la catástrofe de la violencia política y del horror de la historia, que caracteriza el siglo pasado en su conflictividad ligada a la existencia de bandos, partidos, frentes políticos ligados a tal o cual ideología (clasista o « no-clasistas »; mas bien éstas, con los efectos de la mundialización resultantes de la crisis de los estados naciones y de la quiebra del pacto o « contrato social » de las políticas económico-sociales provindencialistas, que trajo consigo el desempleo masivo y los flujos migratorios, están de vuelta con los movimientos de extrema derecha nacional-populistas; casi en todos los países europeos, sobre todo los de Europa del Este; está, también el Brexit, antes la elección de Trump, y en Latinoamérica de Bolsonaro, en el Brasil y la caída y huida de Evo Mor…, en Bolivia). No hay que olvidar que el presente siglo se inicia, según varios historiadores, con el derrumbe de las torres gemelas del WTC el 9/11, a causa del triple ataque terrorista de grupos islámicos (Ben Laden y la red de Alquaida), que daría pie a la declaración de guerra de « Bush junior » contra el « eje del mal ». El « Covid 19 », por « otro lado », tiene que ver con el bio-poder (el « biopouvoir », ese concepto tan caro de Michel Foucaul –Surveiller et punir , Le pouvoir de la bataille,…,  en cuanto al análisis de las bio-políticas concierne), y otro tipo de guerra, que lleva a los estados, a nivel mundial, a recurrir al Estado de excepción. Hay demasiada confusión que nos impide ver…, too much confusion!

La guerra de los mundos
La catástrofe mundial ya ocurrió (aunque todos estuviésemos esperándola, y es por eso que siempre la postergábamos; es así como nos encontramos en la situación actual); hace mucho tiempo que soplaba un aire verdaderamente pestilencial, y ¡solo los idiotas no querían darse cuenta de ello! No hay límites en la bajeza con respecto al trato que les otorga a los sujetos el sistema capitalista mundializado (la cuestión de winners & lossers, no está por nada dentro de la ideología, y sola « moral », les profits, de la omnipotencia del mercado globalizado). El filósofo alemán Peter Sloterdijt ya había sonado la alarma: en términos de dinámica procesal, el « mundo del futuro » podría aparecernos como un parque de domesticación humana, un campo de concentración inmenso (los cuartos de gasificación y los hornos de incineración, con sus relentes deletéreos, no estarían ausentes). El único desafío, a todo ésto del sistema concentracionario (las tecnologías cibernéticas de punta lo hacen posible y… ; un mundo a lo H.G. Wells, A. Huxley, Phlipps K. Dick…), mundial, sería la reconstitución integral de las premisas de la vida desde el corazón de lo irrespirable. Alternative: Desobediencia civil.

París-Montmartre, 9-21 abril del 2020

No hay comentarios: